factoring¿Qué es el FACTORING?

El factoring es un servicio que ofrecen las compañías llamadas de “Factoring”, por el cual las empresas ceden las facturas que han obtenido mediante sus ventas y estas compañías son las encargadas de gestionar su cobro, también ofrecen otros servicios financieros, comerciales (también se incluyen posibles anticipos de las facturas).

Los actores que intervienen en las operaciones de Factoring son:

  • Cedente: Es la persona o entidad que contrata el servicio del factoring, por lo que es el que cede sus facturas.
  • Factor: Es la empresa de factoring, la cual recibe las facturas del cedente para gestionar su cobro. (en algunos casos financian a los cedentes).
  • Clientes: Es quien tiene que hacer frente al pago de las facturas.

Es de lógica comprensión que las empresas de factoring realizarán un análisis de la solvencia de los clientes que deben hacerse cargo del pago de las facturas, para negociar el precio del servicio con los cedentes o incluso para no aceptarlas. Normalmente para su aceptación deben de ser clientes muy solventes. No se puede utilizar el factoring para la ventas relacionadas con productos perecederos.

La clave y punto más importante de este tipo de operación, es si se realiza “con recurso” o “sin recurso“, ya que afecta al riesgo soportado de cada una de las partes.

También pactan el momento temporal del pago por parte del Factor las facturas al Cedente, existen 4 casos:

  1. Con pago al cobro: en este caso, el factor paga al cedente las facturas cuando recibe el pago de los clientes.
  2. Con pago a fecha fija: Ambas partes pactan una fecha fija en la que debe pagar, con independencia de que las facturas estén cobradas o pendientes.
  3. Con pago al cobro con fecha límite
  4. Con pago anticipado: esta es la opción con la cual el cedente encontraría la financiación, ya que el factor anticipa el pago de las facturas al cedente, descontándose un interés al importe por el anticipo.

A modo resumen, comentar que las ventajas de utilizar el factoring además de poder conseguir financiarte al recibir el cobro anticipado de tus facturas, te desentiendes de todos los trámites administrativos de las facturas, obtienes información de la solvencia de tus clientes, lo cual es muy importante para saber a qué clientes debes conceder crédito y a cuales no (la premisa es “vender mucho y cobrar todo”). Y por cerrar las ventajas la última es conseguir pactar el factoring sin recurso.

Los inconvenientes son: los altos costes de los servicios de factoring en comparativa con otras formas de financiar el circulante, la negativa por parte del factor de aceptar algunas facturas por el tipo de producto de la venta o por el cliente y la última, que los propios clientes de las empresas pueden incluir en el contrato la negativa a la cesión de sus facturas.

Puedes COMPARTIR la publicación si te gusta y SUSCRIBIRTE al blog para recibir más publicaciones. Gracias!!
Anuncios