Apple ha tenido que pedir disculpas tras un día de revuelo. La empresa tecnológica ha negado que tenga una posición oficial respecto al aborto después de que arreciaran las críticas a propósito del asistente virtual Siri para iPhone por su incapacidad para encontrar clínicas de interrupción al embarazo. Es más, en algunos casos ha dirigido a centros.

En un comunicado, Apple ha atribuido los problemas de Siri al hecho de que se trata de una versión en pruebas de un sistema que en el que se continúa trabajando.
“No son omisiones intencionadas con el propósito de ofender a nadie”, ha afirmado Tim Cook, el Consejero Delegado de la compañía que ha asegurado que ese ayudante, que se activa por la voz en los iPhone 4S, mejorará “en semanas venideras”.

Uno de los fundadores de Siri, que lo desarrolló antes de que fuera adquirido por Apple, ha manifestado que Siri está en fase beta y que, por tanto, se halla en pleno proceso de mejora. En cualquier caso, afirma, este tipo de respuestas seguramente no son imputables a la compañía si no a locales para su asistente virtual.

 

Anuncios